Fran Melkor, ha vuelto de su periplo británico y trae uno de los ejércitos que más nos han llamado la atención en Estalia: Sus Mil Hijos del Warhammer 40,000

«Comencé a coleccionar este ejercito temático al inicio de octava edición, cuando vivía en Reino Unido. La verdad es que no iba con muchas pretensiones y me tomé mi tiempo en coleccionar las unidades y pintarlas con mucho mimo. Las miniaturas de este ejercito de W40k son preciosas (incluidas los pollos-Tzaangors), uno de los muchos motivos por los que decidí empezar este ejército, alejado de mi Khorne Daemonkin de séptima edición.

Además, se podría decir que la temática de los mil hijos y su trasfondo va más con mi historia personal (aunque eso son otras lides). De hecho, el nombre de mi ejercito de Mil Hijos es “Aprendices del Rey Carmesí” (Scholars of the Crimson King).

Una vez de regreso a tierras cordobesas me interesé por el juego normal y competitivo de W40k en octava edición, y gracias al grupo de E40K de Estalia y a los chicos de Deep Games entré de lleno. Soy hombre de un solo ejército, eso sí, con alguna licencia mayor entre la facción caos. Traduciendo: tengo algo de legión negra, corsarios rojos, caballeros de caos y poquito de legión alfa. Pero el juego no me obsesiona, y busco la mayoría de las veces divertirme con el más absurdo escenario posible.

Y es que me encanta la aleatoriedad en W40k (haciendo honor al dios del cambio), porque personalmente pienso que es lo que le da ese toque de equilibrio a un juego desequilibrado e inequilibrable (pero aun así apasionante). Siendo así, he participado en varios torneos locales en Estalia y pocos a nivel andaluz (no me quita el sueño salir para competir ni hacer listas muy afiladas).

Para ser francos he de decir que la pintura es lo que más me atrae de este hobby (o como otros dirían, la parte del hobby de W40k), y así intento reflejarlo en las miniaturas. Uso mi aerógrafo de iniciación cuando puedo para imprimaciones, planteamientos y capas base. Todo lo demás lo hago a pincel empleando diversas técnicas como: punteado, diluciones, veladuras, tintas, pinceles secos, perfilados, NMM, TMM, etc.

Es a lo que le dedico más tiempo, con creces, tanto que cuando retomo el juego tengo que volver a repasar conceptos básicos. Para las peanas uso diversas técnicas y materiales también, pero intento darles a todas un tono uniforme y aplicarles nieve para simular la superficie de las estepas de Fenris (donde obviamente los Aprendices del Rey Carmesí han hecho su aparición para devolvérsela a los adoradores perrunos de Leman Russ).

Específicamente hablando, uso una gama de colores fríos para el pintado de mi ejército. Las armaduras, a parte del dorado obvio, las pinto con Citadel Thousand Sons Blue y lo aclaro con Verde Azulado y Azul Cielo de Vallejo. Las sombras suelen ir con Drakenhof Nightshade mezclado con Medium de Vallejo para rebajarlo y aplicarlo en veladuras o modo tinta que oscurezca menos. Luego las pieles azules suelo hacerlas con la gama de colores azules de Vallejo: Azul Oscuro, Azul Medium, Azul Cielo; mientras que para las sombras uso Violeta de Vallejo y Azul oscuro con negro.

Los dorados no tienen mucha ciencia, algunos con color cobre otros con oro más una tinta Agrax de Citadel y unos brillos con la mezcla del color base y Plata de Vallejo. Los demás retoques de color también suelo hacerlos con una mezcla entre Model Color y las pinturas estándar de Citadel

Me queda pendiente escribir el trasfondo de mi horda azul. Espero que os haya gustado. Podéis contactar conmigo a través del blog Caos Desatado, donde escríbo regularmente, a través de los chicos de Deep Games, o de vuestra tienda de W40k favorita ESTALIA.

Saludos caóticos!»